AMURRIO APUESTA POR UNAS FIESTAS TRANQUILAS Y SIN INCIDENTES

10 Agosto 2018

A dos días del inicio de las fiestas patronales este domingo 12 de agosto, Amurrio cuenta los minutos para lanzar el txupinazo que dará el pistoletazo de salida a seis jornadas de buen ambiente y disfrute en el marco de un amplio programa de actividades para todos los públicos que se desarrollará hasta el 17 de agosto. En torno a la mejor música, teatro de calle, actividades deportivas, el tradicional concurso de carrozas y los certámenes gastronómicos, entre otros numerosos actos, Amurrio apuesta por unas fiestas tranquilas y sin incidentes. Es el objetivo de la variada programación preparada y elaborada durante estos últimos meses en la que han participado la comisión de fiestas y distintos colectivos amurriarras.

Este es el mensaje que se ha trasladado en el marco de la Junta de Portavoces convocada esta mañana en el Ayuntamiento local y en la que se ha puesto de relieve la necesidad de comenzar las fiestas con un txupinazo libre de cualquier incidente. Y es que, según se ha informado a la referida Junta, una de las cuadrillas de Amurrio desea convertir el acto en un momento reivindicativo de apoyo a dos jóvenes presos de Amurrio que actualmente cumplen condena por apología del terrorismo.

Ante el planteamiento de esta situación, el equipo de Gobierno municipal y varios miembros de la Junta de Portavoces aseguran que tratarán por todos los medios de que esto no ocurra y no se repitan situaciones como la de 2005 que desembocaron en un proceso judicial por similares circunstancias a resultas de las cuales varios trabajadores municipales, ciudadanos y políticos se vieron en la obligación de declarar ante el juez. En 2005, en el momento de la imposición de las tradicionales bandas representativas a los representantes de las cuadrillas de Amurrio, una de las mismas nombró como representantes a dos presos y, ante su ausencia, les simbolizaron mediante dos figuras de cartón. Aquellos hechos fueron juzgados por enaltecimiento del terrorismo, circunstancia que a todas luces se pretende evitar haciendo un llamamiento a unas fiestas alejadas de cualquier incidente y pensadas sólo para el disfrute de todos y todas.

En palabras de la alcaldesa de Amurrio, Josune Irabien, “vamos a impedir por todos los medios que los hechos se repitan, evitando que nada de lo que se realice en el Ayuntamiento en el momento del txupinazo pueda derivar en una denuncia y el consiguiente riesgo, incluso, para las y los trabajadores municipales que puedan verse inmersos en un proceso judicial”.